“Para transitar los tiempos que vienen, nos va a ser necesario un esfuerzo grande de creación, porque lo que había antes ya no funciona. O al menos su sentido está cancelado, puesto entre paréntesis. En el momento en el que estamos, es preciso un esfuerzo de invención en las maneras de relacionarse, de estar y de compartir; o encontramos nuevas maneras o vamos a vivir una realidad disminuida (o mutilada o desarmada o recortada)… Entonces, ¿qué vamos a hacer? ¿Vamos a seguir igual? ¿O vamos a ser capaces de inventar formas nuevas?”

Las ideas anteriores las comparte el escritor y editor Amador Fernández-Savater (Madrid, 1974) en Invención o realidad disminuida*, a propósito, ya se sabe, de los más recientes acontecimientos provocados por la Covid-19 y sus posibles efectos en todos los aspectos de la vida contemporánea. Las preguntas las venimos planteado colectivamente, tanto con nuestras allegadas en el espacio de lo íntimo, como en términos de organización desde Trànsit Projectes, Ceps, ITD, y por supuesto #plantauno. Muchas son las dudas y las incertidumbres que nos atraviesan ahora mismo, muchas más las preguntas que nos habitan, pero, entre tanto, queremos encontrar la respuesta a una de ellas valiéndonos de las palabras del autor madrileño: ¿qué vamos a hacer?

Con este espíritu nace #des una nueva modalidad de actividad en #plantauno: ¿despliegue de proyecto, acogida, muestra, investigación, co-producción de contenido? Todo eso y a la vez algo más. Porque este ciclo es, sobre todo, una vía para explorar nuevas maneras de habitar el proyecto de un centro de investigación cultural, en pausa debido al reajuste del mundo en el contexto de pandemia. Una línea nueva de trabajo, paralela a las que ya forman parte de la propuesta actual de #plantauno, desde la cuál imaginar cómo podemos generar otras formas de actividad cultural en un contexto mermado y limitado en aforos, recursos, ofertas, confianzas y dinámicas.

Así, a un año de la apertura del espacio, celebramos el primer aniversario reafirmándonos en la idea de ser un proyecto flexible y orientado a premisas como las que definieron nuestra salida pública. Pero a la vez, conscientes de que esta realidad obliga a analizar y replantear muchas de nuestras prácticas. La apuesta es por explorar una posible línea de trabajo desde lo que nosotras entendemos como un necesario proceso de desprogramación, tanto propio como colectivo. Mientras preparamos la salida de una nueva convocatoria, adaptada al presente, de las #residencias de gestores culturales (seña de identidad la propuesta de #plantauno), trabajamos para desprogramarnos. Desprogramarnos a nosotras mismas, a las inercias de nuestra vida más reciente, pero también a las exigencias insostenibles de un sector que lucha por la supervivencia y que vive ya, desde hace años, asfixiado por un contexto de precariedad y crisis.
Explicamos:

Según una definición de diccionario el prefijo des (del latín dis) es un componente que precede a una palabra para indicar una acción inversa a su significado previo. Es cierto que el prefijo sugiere también negación o carencia, acepciones generalmente de carga negativa, sin embargo, es a su condición de opuesto a la que nosotras apelamos para pensar nuestras posibles respuestas a los tiempos que corren: la pausa, el reverso, la recapitulación, el análisis desde otra perspectiva…

Pensamos así en #des como una forma de dar la vuelta a algunas de las palabras que más nos han acompañado durante los últimos meses, y de encontrar con ellas otras maneras de nombrar lo que nos está ocurriendo. ¿Y si pensáramos en #ideasdeproyecto (nos ha dado por pensar), para pasar de la desinfección de los cuerpos a la desaceleración de las personas; de la desconfianza en los dirigentes al desmontaje del sistema; del desacuerdo de las redes y los medios a la desconexión parcial de los dispositivos; del descarrilamiento del presente al desandar necesario del futuro? O, estirando el juego más de la cuenta, ¿y si el esfuerzo fuera por transitar de alguna forma del desastre al deseo?

#des entonces como desactivar, como deshabitar, como descomponer. #des como desatascar, como desordenar… desprender, deshacer, desligar; desarticular, despertar, desear, des, des, des…

Queremos convertir, esa realidad disminuida de la que hablaba Fernández-Savater, en algo más, –ese esfuerzo de invención en las maneras de relacionarse, de estar y de compartir–, y lo queremos hacer a través de la cultura. No sabemos con certeza cómo podremos conseguirlo, pero esta es, por ahora una idea para intentarlo. #des para desconfinarnos, #des para desprogramarnos, #des para volver a comenzar…

 

¿Cómo funciona #des?
Se trata pues de una modalidad nueva de actividad en #plantauno (no excluyente de las otras líneas de trabajo del centro), para que creadoras y/o gestoras culturales con proyectos e investigaciones en marcha, se apropien de los 500m2 del centro (confinados, inmóviles, en pausa, sin público ni afluencia o con una asistencia muy reducida) para compartir sus procesos y resultados (on y offline). O para repensar, replantear y compartir parte de sus proyectos y creaciones con la comunidad. Las modalidades pueden ser muchas y muy variadas, desde el despliegue de un archivo físico y material recopilado durante 10 años, hasta el montaje de una pieza de danza sin bailarines; desde el rodaje de las escenas de un documental sobre la personalidad, la cultura, el cerebro y la genética, hasta la instalación digital y orgánica de una pieza de arte interactivo

Si tienes una idea de proyecto o quieres colaborar con #des, escribe a hola@plantauno.org  | Búscanos en Instagram:@plantauno_f22


*Blog Interferencias, El Diario.es, 28/08/2020, disponible en: https://www.eldiario.es/interferencias/invencion-realidad-disminuida_132_6187886.html