Tendrán que pasar 20.000 años para que la llamada Zona de Exclusión de Chernóbil vuelva a ser habitable para el ser humano. Desde el 26 de abril de 1986 (fecha de la mayor catástrofe nuclear de la historia), una parte del Planeta Tierra quedó fuera de órbita, separada de nuestro porvenir. Pero 20.000 años no se esperan, se dejan ir. En un momento donde la inmediatez tapiza nuestras realidades aceleradas, opinadas e intrusivas, Chernóbil es una explosión de conciencia. Nos muestra que la potencia de nuestra imaginación no sólo puede convertir lo posible en realidad, sino que también, puede convertir lo posible en imposible. Chernóbil es un imposible que nos delimita y nos excluye. Continuar leyendo

“Para transitar los tiempos que vienen, nos va a ser necesario un esfuerzo grande de creación, porque lo que había antes ya no funciona. O al menos su sentido está cancelado, puesto entre paréntesis. En el momento en el que estamos, es preciso un esfuerzo de invención en las maneras de relacionarse, de estar y de compartir; o encontramos nuevas maneras o vamos a vivir una realidad disminuida (o mutilada o desarmada o recortada)… Entonces, ¿qué vamos a hacer? ¿Vamos a seguir igual? ¿O vamos a ser capaces de inventar formas nuevas?” Continuar leyendo