Facebook Resistence Workshop: Tobias Leingruber.

Escrito por el 14/01/2011  |  Tags: , , , ,  |  Comenta


[ anotaciones ]

Que las redes sociales han supuesto una nueva revolución mediática no hay duda. Tampoco la hay al respecto de las posibilidades que la tecnologías y las plataformas de libre publicación y distribución de este tipo han ofrecido a las personas para rebasar barreras antes comunes en términos de creación, opinión, acción, activismo, creación y exhibición de todo tipo de ideas y materiales. De igual forma es un hecho que, como ha sucedido con todas las transformaciones significativas de nuestras sociedades a lo largo de la historia, el escenario se orienta a la disputa y la actualidad se reparte, básicamente, entre detractores y entusiastas. Pero, además de las esperanzas que todo este escenario y flujo mediático despiertan en términos de libertad y bien común, cabe preguntarse sobre las nuevas formas de distribución del poder. ¿No será que el imperativo categórico de la participación en muchos de los casos no es más que una vestimenta del social media en manos del mercadeo? ¿No será que todavía estamos anclados en una lógica sistémica en la que el poder se acumula en las mismas grandes cantidades que hace décadas sólo que ahora en manos de nuevos actores? Sólo nos preguntamos divagando. Para continuar esa deriva de dudas y sospechas, os compartimos una interesante entrevista que la Revista Ñ del periódico argentino El Clarín publica en su edición del día de ayer bajo el título de Red social, la resistencia. La charla presenta el proyecto Facebook Resistence Workshop, del artista Tobias Leingruber, en el que se incita y capacita a los usuarios para adquirir conocimientos que les permitan abandonar el rol pasivo de usuarios proveedores de contenidos y alerta: “Nuestra vida social online está en manos de las corporaciones; son acogedoras, pero no son nuestras”, dice Leingruber y nos cuestiona: Cada sistema sigue cierta ideología e intenta establecer o mantener ciertas reglas para dirigir el flujo de información en una dirección determinada. FB va camino a convertirse en el sistema dominante de nuestras identidades sociales ya que establece reglas de cómo comportarse, lo que me lleva a preguntar: ¿somos felices con la manera que visualiza nuestra identidad online o queremos cambiarlo?

Dice la nota de Revista Ñ: En Las leyes del ciberespacio, un famoso artículo de 1999 que por visionario se convirtió en un clásico de la literatura tecnológica, el profesor Lawrence Lessig llamó “arquitectura” al código –del software y el hardware– que restringe la experiencia de Internet para los no hackers como la falta de una rampa impide el acceso al usuario de una silla de ruedas. Y daba por tierra con las ilusiones de una Web como un espacio de absoluta libertad, como se había pregonado en sus inicios. En la era de las redes sociales, el artista y diseñador alemán Tobias Leingruber retoma el concepto de Lessig: “El código es la ley. Las arquitecturas del ciberespacio son tan importantes como la ley en la definición y la derrota de las libertades”, cita, y convoca al primer Facebook Resistance Workshop, un taller de arte digital en el que durante la próxima Transmediale en Berlín enseñará al que quiera inscribirse a crear extensiones (el famoso código) para modificar la apariencia de Facebook (FB), como el aclamado botón de “No me gusta” o fondos de pantalla personalizados.

“Mientras que pioneros como Geocities.com impulsaban a los usuarios a modificar su experiencia online, la Web 2.0 desvía el contenido generado por los usuarios (UGC) a una estructura de valor comercial”, explica el artista que encontró en Internet su materia de trabajo, primero con The Pirates of the Amazon, un proyecto que cuestionaba el comportamiento de pagar por bienes culturales versus sólo copiarlos (agregar al carro de compras vs. descargar gratis) y luego con China Channel, que apuntaba a poner de manifiesto el acceso a la información “filtrada” versus el acceso libre. “Facebook alcanzó la cúspide de esta ‘evolución’ al desactivar la capacidad del usuario a hacer cualquier otra cosa que no sea alimentar con su información el sistema que le dio un valor estimado de 50 mil millones de dólares en EE.UU.”, explica.

Puedes leer la entrevista completa aquí.



Sobre el autor


Mario Hinojos L / encargado del área de soportes & contenidos de Tránsit Projectes. [Texto, audiovisual, microaudiovisual, producción y soportes digitales, crossmedia, curatoría de contenidos].



Entradas relacionadas


¿Quieres aportar algo?